Categorías
Audios El Gocho

Audio del Gocho lunes 7 de septiembre 2020 – 10:05 AM

Curadas comparte el audio del Gocho del WhatsApp del lunes 7 de septiembre 2020. Resumen político de la situación de Venezuela y el mundo.

Compartir en:

Si no ha llegado el audio del Gocho, puedes entretenerte leyendo las divertidas teorías respecto a dónde está el Gocho del WhatsApp Si tienes alguna idea de su paradero, compártela.

También puedes leer el Glosario del Gocho

Conéctate con nosotros

Síguenos en las redes sociales, únete a nuestros grupos de WhatsApp y Telegram y recibe nuestro boletín diario en tu correo electrónico.

Dale play al audio del Gocho

Si prefieres descargar el audio del Gocho del WhatsApp en mp3, haz clic en los tres puntos verticales de la derecha del audio, al lado de la corneta, y luego haz clic en «download» o descargar.

Retro Gocho

Escucha lo que dijo el Gocho esta misma fecha pero el año pasado.

Advertencia: puede ser que las cosas no hayan cambiado mucho

¿Problemas en el condominio?

Asesoría para juntas de condominio y vecinos

Haz clic aquí para información gratuita respecto a los problemas más frecuentes de las juntas de condominio y juntas de vecinos.

Síguenos en las Redes Sociales

Recibe la selección de noticias de CURADAS en tu correo electrónico.

Únete a uno de nuestros grupos de WhatsApp para recibir noticias: dólar promedio, audio de El Gocho, noticias.

Únete a nuestro grupo de Telegram para recibir noticias: dólar promedio, audio de El Gocho, noticias.

¿No conoces algunas palabras que dice El Gocho? ¿Quiéres saber qué significan? Consulta el Glosario de El Gocho del WhatsApp.


Transcripción

¡Qué hubo, compañero! ¿Cómo está la vaina?

Hoy es 7 de septiembre del 2020 y son las 10:05 de la mañana; y usted estaba de cumpleaños ayer en Orlando, ¿no, ratica? 53 apenas. Bueno, ojalá y le abran el parque, pronto, para que vaya a dar vueltas allá como un trompo en una montaña rusa en el parque de Disney.

Hoy es el día de San Esteban de Chatillon, en Die. Es un obispo sacado de la soledad cenobítica de la Cartuja, en Le Portes, en Belley, Francia, por allá en el siglo XIII.

Y la noticia que pintaba bien en Bielorrusia, en  días atrás, de que Lukashenko se había robado la elección, pero el pueblo estaba haciéndole frente. Bueno, parece que no está pintando la vaina bien, porque este troglodita está haciendo lo que saben hacer los autócratas, y no es otra cosa, que mandó al aparato policial y militar a perseguir y capturar, y hacer desaparecer a los líderes de la oposición democrática. Y aunque resulte triste, pero con una Europa de mamafrutas y cabrones, todo pinta que poco a poco esta rata le va a doblar el brazo al bravo pueblo bielorruso, que le plantó cara a este dictador, apoyado por la rata del Putin, y por los gusanos del Kremlin.

Pero es que no solo la vaina pinta mal en Bielorusia. Los Terrible es aquí en Venezuela, donde tenemos un liderazgo opositor jugando por jugar, pero no jugando para ganar el poder. Una perdedera de tiempo, no tienen visión, no tienen agallas. Salvo que sea por la plata, lamentablemente, en los últimos 80, años hemos tenido sujetos que entendieron la realidad para transformar a su país, pero aquí definitivamente no parece.

Pero no desde el punto de vista del Estado sabio, sino del pueblo que se enfrenta a sus propios terrores y sus propios valores, entre los que tenemos tipos como lo fue Winston Churchill, quien salvó al planeta del totalitarismo qué significaba el nazismo de Hitler, y tener en check y parar el trote y desnudar a los comunistas, que representaba la rata de Iósif Stalin. 

Y luego, tenemos a un sujeto, como Lee Kun-hee, que asumió la realidad de una nación como Singapur, que era un estado recien creado y básicamente era una guarida de piratas, narcotraficantes y violadores, y asumiendo, con un par de bolas, conducir a su nación, para que se produjera el cambio, que es lo que al día de hoy Singapur es una nación próspera y rica, sin mayores recursos naturales que el talento de sus ciudadanos y por hacer los cambios que su nación requería, y hoy en día es algo de la envidia planetaria. 

Luego tenemos a una Margaret Thatcher, que logró cambiar la Inglaterra Imperial, de la pena, transformada por unos ñángaras socialistas, que luego de la posguerra decidieron acabar con el Imperio británico para regalar todo tipo de golillas, y llevarla al punto de la quiebra. Y a esta tipa le tocó hacer los cambios y hacer entender a los ingleses el orgullo de lo que significaba el Imperio construido en más de 300 años, al punto que le tocó pararle el trote a los argentinos en la Guerra de las Malvinas y todo. 

Luego tenemos en Estados Unidos a un Ronald Reagan, que le tocó agarrar una nación que venía de perder la guerra de Vietnam, pero no la guerra militar, porque la guerra militar se la ganó, sino la destitución de Nixon y las políticas de un apaciguador apenado, como Carter, que logró cambiar la realidad de la economía americana y además Reagan le tocó enfrentarse, bajar los impuestos, abrir la economía, y con un par de bolas ganarle la guerra al imperio soviético, y les ganó la guerra fría.

Y luego aquí, los vecinos. Tenemos un Álvaro Uribe: Un hacendado que le pusieron una baraja terrible en sus manos, en un país que tenía la guerra perdida contra el narcotráfico, porque claro, Pastrana logró el apoyo del Plan Colombia, pero le tocó la parte fea, a Uribe le tocó la parte arrecha, que fue enfrentarse a los ñángaras del mundo y hacerles la guerra y ganarles la guerra militar, y ganarles la guerra ideológica, al punto de que Colombia dejó de ser el papelote de la década de los 80 y 90, que era el gran país productor y exportador de cocaína, y además, devolverle el orgullo a los colombianos. 

Toda vez que estos ñángaras, apoyados por toda la prensa mundial, venían del Despeje del Caguán, que era un territorio mayor de 45.000 kilómetros cuadrados; es decir, les entregaron todo el estado Barinas, todo el estado Táchira y todo el estado Mérida. Y a pesar de esto, nunca lograron nada, porque esas ratas lo que querían era producir droga y cogerse el poder por poder. 

Y a pesar de la oposición antipática, Uribe cambia su nación y hoy sigue siendo la gran referencia en Colombia. En Colombia hay Uribe, y el resto, todos contra él. Pero es un tipo que le devolvió el orgullo de ser colombiano y que se pusieran la franela de su equipo de fútbol con todo el orgullo, sacando pecho, al punto de que Uribe entrega a la moneda colombiana en 1.750 pesos por dólar, y al día de hoy es más de 3.700 pesos, qué es la realidad del legado de Santos, y ahora del presidente Duque. 

Y la gran pregunta para nosotros es:

¿Donde está nuestro Churchill, nuestra Tathcher, nuestro Reagan, nuestro Lee Kun-hee, o nuestro Álvaro Uribe? Pues lo que vemos en el horizonte es una manga de toches, sin visión de país, sin amor por la Venezuela, que llegó a pintar muy bien en los libros de historia como la obra del Libertador, o la Venezuela que hizo la apertura en la primera mitad del siglo pasado con los andinos en el poder. 

Pero hoy, ¿quién quiere jugar para que gane Venezuela y los venezolanos? ¿Quién está pensando que debemos pensar en un país más grande, para que ningún venezolano quiera sacar su bolívares de aquí? 

Pero para que eso suceda, indica que tenemos que tener el respeto al imperio de la ley, una economía abierta respetable, un retorno de la capacidad de contratación colectiva de los ciudadanos. Y además, que no solo podamos aprovechar nuestros recursos hídricos, para empezar, para poder producir la comida suficiente que necesita consumir nuestro pueblo, sino que podamos exportar. Y además, permitir que sea el ahorro nacional el que se pueda asociar y participar en el desarrollo del recurso petróleo, mientras aún se pueda; y que además pueda ser un factor de libertad económica individual y que la gente vaya a pasear a ver a Mickey Mouse, o vaya a pasear en Europa, porque es una vaina bonita de visitar. Pero cada quien pueda sentirse con el deseo de regresar a Venezuela, porque aquí es donde desarrollará su intelecto y sus ideas.

Nuestra grave crisis no es sólo de pensadores, sino de sujetos que crean y quieran a Venezuela y quieran a los venezolanos. No la ventaja de una camarilla de ladrones, que tiene más de 50 años aprovechándose de la desgracia del estatismo. Y parte de esa tragedia, es lo peor del estatismo, que fue la llegada del chavismo y su principal vocero, que era el señor mojón de Sabaneta y su heredero el bobo de Cúcuta. 

Y lo triste de hoy, es que hay un conjunto de los que se oponen, que parezcan como unos linces, que los único que hacen es recibirle reales a los bolichicos. Tenemos dirigidos también por gafos funcionales, o rateros descubiertos, como la rata del traidor de Odebrecht, como el vergo ese, el gobernador de Miranda, que entregó la presidencia dos veces.

Por eso es que mi apuesta es por los venezolanos que quieran a mi país. Pues yo aquí me crié, aquí nací, aquí me formaron y de aquí no me quiero ir. Pero tampoco le voy a regalar mi país a esta manga de ratas traidores, rojos y azules.

Bueno viejo, pásela bien, porque yo me voy pa’ Táriba, a hartarme unos pasteles y un masato allá donde Joseíto. Chao, chao.

Más audios del Gocho

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *