Mariaca Semprún: “Yo me quedaría con el éxito, pero sin la fama”

25 minutos de lectura

Mariaca Semprún (Caracas, 1980) sigue siendo querida y recordada por el papel de la Popular Shirley que interpretó hace más de 10 años en la telenovela La mujer perfecta. Aunque suene redundante, fue el personaje que le dio popularidad entre la teleaudiencia venezolana y por el cual sus “fanses” – parodiando la particular forma de hablar del personaje – le auguraron fama y éxito, dos términos que, sin embargo, ella discrimina en la vida real.

Esos augurios se cumplieron. Hoy, la conocida cantante y actriz venezolana forma parte del elenco de Malverde: el santo patrón, una serie que estrenó la cadena Telemundo el 28 de septiembre pasado. Y este 18 de noviembre lanzará su nuevo sencillo y videoclip, Ayer, del que aspira que forme parte de un proyecto más ambicioso cuyos detalles prefirió no revelar aún.

Dos nuevos trabajos que la refirman en la internacionalización de su carrera, camino que buscó y labró pero al que llegó de una manera un tanto abrupta, empujada, en parte, por la situación política de Venezuela.

Una carrera con la que soñó desde niña, cuando debutó en La novicia rebelde en un montaje que hicieron en el colegio Emil Friedman, en el este de Caracas, donde estudió. Lo que no vio en ese sueño fueron las vicisitudes que conlleva la fama. “La fama no es algo que a mí me quite el sueño ni es algo que yo haya buscado. Yo lo que he buscado es el éxito artístico (…) Me quedaría con el éxito sin la fama, pero, lamentablemente, eso no viene separado”, dijo a Curadas.com con la sencillez y calidez por las que los venezolanos la siguen queriendo aunque ahora esté lejos.

Mariaca Semprún ha destacado en televisión y en cine (Azul y no tan rosa y El malquerido, 2015; La noche de las dos lunas, 2019, entre otras). Pero ha sido el teatro, y más el teatro musical, que le ha permitido fusionar sus dones como cantante y actriz, donde su carrera ha sido fecunda en éxitos. En particular, La Lupe, la reina del desamor (2012) que se mantuvo en cartelera por dos años y medio; y Piaf, voz y delirio (2016), que se presentó durante tres años y le abrió la puerta a la internacionalización, y que marcó un antes y un después en su trayectoria profesional.

En mayo de 2017, Mariaca Semprún y su entonces pareja y hoy esposo, el conocido escritor y articulista de opinión Leonardo Padrón, viajaron a Miami por unos días para hacer arreglos relativos a la gira internacional de Piaf, voz y delirio, que se había presentado con notable éxito en Venezuela. Pero un día antes de retornar al país, una llamada telefónica les hizo saber que el Sebin tenía días tratando de averiguar la fecha del regreso, en particular de Padrón, cuya pluma resulta incómoda al régimen. Ante lo que eso podía implicar, la pareja decidió exiliarse y ahora vive en Miami, Estados Unidos.

¿Qué sentiste en ese momento, al verte obligada a quedarte fuera de tu país, prácticamente solo con la ropa que llevabas en tu maleta? ¿Te angustiaste, sentiste miedo?

Salimos por una semana y hoy por hoy no hemos regresado. Sí me angustié un poco, me puse un poco nerviosa. Pero, aunque no había planificado que fuera de esa manera, sí me estaba preparando desde hace mucho rato para salir, al menos por un tiempo, de Venezuela. Quería oxigenarme, porque en ese momento la calle estaba revuelta de nuevo, había protestas en las que yo había participado y sabía que podía ponerse todo muy delicado y peligroso otra vez. Yo ya tenía tiempo planeando salir un rato, solo que no me imaginé que no iba a regresar. He sentido mucha nostalgia. Pero el tener a mi familia aquí, su respaldo, y al conocer muy bien este sistema, eso me dio cierta tranquilidad.

¿Y cuál era tu plan?

Había pensado en quedarme aquí al menos unos seis meses, pero yendo y viniendo a Venezuela porque tenía proyectos que finalizar allá, como el disco de la Lupe, que terminé de grabar aquí por razones forzosas.

Tu familia se fue hace mucho tiempo del país. ¿Por qué tú decidiste quedarte? ¿Cómo interpretas el hecho de que te hayas visto obligada a exiliarte cuando no querías eso para ti?

Mi familia tiene más de 20 años viviendo afuera. Mi papá, mi mamá y mis tres hermanas ya estaban acá. Yo era la única que quedaba allá. Me quedé en Venezuela porque estaba construyendo una carrera muy bonita y no quería interrumpirla. Tampoco imaginé que el régimen, el sistema, iba aplastar tanto las cosas que hoy por hoy el trabajo fuera tan escaso. En ese momento yo tenía la seguridad de que iba a recibir de vuelta a mi familia, sin saber lo que iba a pasar.

Ahora me vi obligada a quedarme fuera del país por las amenazas contra Leo. Yo quería salir, como cualquier otro artista, para lograr la internacionalización de mi carrera. Buscar otros mercados, otros países, conocer otras industrias y que no fuera nada más la venezolana. Para mí, dentro de todo, creo que esta salida del país fue un empujón que ya yo venía trabajando.

Una vez superado el impacto inicial, ¿cómo hiciste para sobreponerte y seguir adelante?

Lo primero que tenía que culminar, porque ya estaba trabajando en eso, era el disco de la Lupe. Eso se convirtió en un reto desde el punto de vista económico porque los costos se triplicaron, por no decir que se quintuplicaron. Aquí no es igual que en Venezuela. Pero entonces logré que la data, la grabación, me la enviaran y lo completé aquí con aliados, grabando poco a poco en estudio, en los espacios que me permitía la gira de Piaf.

En Venezuela hay mucha gente que cree que irse a vivir al exterior es fácil…

El cambio es muy drástico, muy duro y muy difícil porque no se parece a nada de lo que hayamos vivido allá. Pero yo tenía el foco tan claro en que lo mío era culminar ese disco homenaje a la Lupe y levantar la gira de Piaf, que no tenía mucho tiempo para pensar. Mi refugio fue mi trabajo y las artes.

El esfuerzo valió la pena. Su disco Soy puro teatro. Homenaje a la Lupe ganó en 2020 el Premio Grammy Latino en la categoría mejor diseño de empaque (una creación de Pedro Fajardo). También fue nominado en la categoría de mejor álbum tropical tradicional. Este es el tercer disco como solista de Mariaca Semprún, luego de Staff Récord de Piaf (2018) y Buscando una canción (2013).

¿Hubo algún cambio significativo en tu vida profesional al convertirte en migrante?

Yo estaba muy clara, porque ya son años de familia, colegas y amigos yéndose del país. Ya sabía que la llegada no era fácil y que probablemente me iba a tener que reinventar y hacer otras cosas que no fuera nada más lo artístico. Creo que más bien me preparé para lo contrario. Me preparé para un panorama bastante más difícil que el que me recibió, porque no contaba con que la gira de Piaf iba a ser tan exitosa y que me iba a dar trabajo por tres años. Yo estaba pensando de una manera más conservadora. Sin embargo, me pasó lo contrario.

Ahora bien, al terminar la gira sí me tuve que enfrentar con el día a día y ver cómo construía una carrera aquí desde cero, teniendo tanta trayectoria en Venezuela. Siempre es duro, siempre es un recomienzo y una reinvención, pero el camino estaba un poquito abonado».

Los primeros tres años y medio fueron muy intensos para la pareja, sin poder estar por mucho tiempo en un lugar fijo debido a la gira de Piaf, voz y delirio. “Cuatro meses en Miami, cuatro meses en México, tres meses en Madrid… Y luego volvíamos y repetimos el ciclo… Así fue hasta el cierre de Piaf, en septiembre de 2019.  Después vino la pandemia y eso sí nos obligó a quedarnos por más de un año acá. Y cuando se empezó a flexibilizar la actividad me volvió a tocar salir seis meses a México.

Yo creo que esa va a ser mi vida natural ahora, moviéndome por varios lugares porque el trabajo no solamente está en Miami, sino que está en México o en Colombia o en otros mercados. Yo creo que la vida del artista implica que nos estemos moviendo todo el tiempo. Y como Leonardo es escritor, puede estar conmigo a donde sea que yo vaya”.

¿Qué hizo que tú y Leonardo cambiaran de opinión respecto al matrimonio? Porque ustedes habían dicho que casarse no estaba en sus planes, que se sentían bien siendo una pareja libre.

Sí, la verdad es que casarnos nunca estuvo nuestros planes. Eso no era un tema. Nosotros estábamos juntos y listo, era suficiente. Pero nos dimos cuenta de que al emigrar debíamos tener una estructura un poco más formal por un tema de visas, de impuestos, de papeles, por temas legales… Nos dimos cuenta de que necesitábamos formalizar nuestra situación porque eso nos iba a facilitar un poco las cosas en el plano laboral. Y bueno, convertimos este asunto burocrático en una suerte de renovación de votos. Fue una bonita oportunidad para darle el significado emotivo que esto tiene y reafirmar que estamos juntos, que seguimos siendo un equipo y que somos una pareja estable que lo apuesta todo junta.

¿Cómo es su vida de casados?

¡No hubo ningún cambio! Ya vivíamos juntos, ya hacíamos todo juntos. Digamos que el cambio más drástico, qué ironía, es que después de casarnos me tocó irme sola por casi seis meses a México. Leonardo estaba en los trámites de sus papeles de residencia acá y no podía viajar. Viajé dos veces a visitarlo, pero el resto de ese lapso no estuvimos juntos. Eso ha sido lo más particular. Pero no hubo cambios. O, mejor dicho, hubo un cambio emocional en el sentido de que esta ilusión se refrescó.

Lee también:

Has dicho que nunca soñaste con la fama. ¿Cómo te sientes ahora que has saboreado el éxito?

La fama no es algo que a mí me quite el sueño ni es algo que yo he buscado. Yo lo que he buscado es el éxito artístico y una cosa va llevando a la otra, porque mientras más masivo eres y mientras más público tienes a tu lado, más famoso eres, más te conocen y más te quieren conocer. Digamos que la fama es una consecuencia del éxito. Yo me quedaría con el éxito sin la fama, pero, lamentablemente, eso no viene separado.

¿De dónde te viene tu vena artística?

En mi familia inmediata no hay artistas. Mis padres y mis hermanas se dedican a otras cosas. La verdad es que yo he sido… no quisiera decir que la oveja negra de la familia porque eso siempre es peyorativo, pero sí he sido como la diferente, la que se fue por otro camino”.

Un camino que la llevó a protagonizar dos grandes musicales que la pusieron a prueba y que superó con creces. Primero fue La Lupe, la reina del desamor, estrenada en noviembre de 2012 y que se mantuvo en cartelera hasta marzo de 2015. Escrito y dirigido por Gabriel Díaz, el musical cuenta la vida de la cantante cubana Lupe Victoria Yolí Raymond, considerada la reina del soul latino, muy famosa en la década de los sesenta. Luego vino Piaf, voz y delirio, obra escrita por Leonardo Padrón sobre la inmortal cantante francesa Edith Piaf, el gorrión de París. Estrenada el 16 de octubre de 2016, se mantuvo en cartelera, dentro y fuera de Venezuela, hasta septiembre de 2019.

¿Qué significan estos dos trabajos en tu carrera profesional?

Son los dos trabajos más importantes que he hecho sobre las tablas. Estos dos proyectos me cambiaron la vida. La Lupe fue la que me abrió la puerta a imaginarme que yo podía encarnar personajes bastante opuestos a mí, o muy lejanos a mí. Me abrió un espectro como cantante que yo misma no conocía. El tratar de emularla y acercarme a ella me convirtió en mejor cantante y también en mejor intérprete, porque nunca me imaginé que podía interpretar un personaje como este. Y este trabajo, a la vez, me abrió también la puerta a la posibilidad de yo pasearme por la idea de interpretar a Piaf. Ya no era una cantante latina, ya no era una cantante tan cercana, no conocía tanto sus canciones y era otro idioma. Todo eso le añadió una complejidad que solo hubiese podido aceptar después de un trabajo como La Lupe.

La Lupe me cambió la vida en este aspecto y Piaf fue la que la que me sacó del país para que otras audiencias me conocieran. Piaf marca un antes y un después. Significa muchísimas cosas en mi vida, no solamente como artista y como cantante, sino también como actriz y como productora, porque terminé siendo productora ejecutiva y general de la obra. La experiencia de rodar por el mundo con este trabajo fue desafiante. Y a la vez fue una suerte de reafirmación, en otro nivel, de un producto de mucha calidad que nació en Venezuela. Entonces digamos que sí, son dos trabajos que han marcado mi vida hasta este momento.

Lea también:

Histriónicamente te atraen personajes con historias de vida tormentosas, como las que tuvieron la Lupe y Edith Piaf. ¿Por qué te atraen? ¿Será acaso por contraste con tu vida personal?

Mira sí, me atraen esos personajes atormentados y con vidas dramáticas, llenas de situaciones increíbles, absurdas, dolorosas. Quizá sea por ese contraste con mi vida, como tú dices. Quizá me gusta explorar esas vidas porque yo estoy muy lejos de eso. Afortunadamente he tenido una vida estable y con muchas cosas a favor. Yo no fui una niña de la calle como lo fue Piaf, que fue abandonada por sus padres. Tampoco fui una niña maltratada por su madrastra porque su padre no se ocupaba mucho de ella, como lo fue la Lupe. Tengo realidades familiares muy muy diferentes. Tuve la fortuna de tener una buena formación en Venezuela, en un buen colegio, con una familia muy estable, con un círculo de gente muy amable para con mi trabajo.

El explorar estas otras vidas me ha ayudado a comprender un poco más, a acercarme más a la condición humana de la gente, venga donde venga.

¿Qué más quisieras hacer, profesionalmente hablando?

La respuesta a esa pregunta sería muy extensa. Profesionalmente hay muchas opciones para una cantante y actriz que se pasean desde el teatro pasando por el cine y la televisión, por proyectos de época, por biopics, por proyectos dramáticos o de comedia. Y como cantante, desde la solista hasta la que genera tributos para Piaf o la Lupe pasando por colaboraciones con otros artistas. Hay un espectro gigantesco.

Profesionalmente, lo que quisiera es seguir explorando cosas que me mantengan viva, que me motiven, que me gusten, que me mantengan el espíritu creativo andando. ¡Eso implica muchísimas cosas!

¿Qué planes inmediatos tienes?

El 18 de noviembre tengo previsto el lanzamiento de mi nuevo single con videoclip incluido, Ayer, aprovechando que ya está al aire la serie Malverde: el santo patrón, de Telemundo Internacional, que fue el proyecto que hice en México. Entonces, una cosa va a apoyar la otra porque la gente que me está viendo actuar en esa producción también se va a encontrar con mi nueva propuesta musical. Quiero que este material se convierta en un proyecto más amplio, pero voy a empezar por este sencillo.

¿Y qué haces en tu tiempo libre? ¿Sigues corriendo, entrenando fuerte?

Sí, sigo corriendo. De hecho, voy a participar en el Maratón de Miami en febrero del año que viene, que ya he corrido otras veces. Hago mucho ejercicio porque me gusta. También amo la playa y cada vez que puedo me escapo. Ahorita estoy empezando a armar un rompecabezas que tiene 3000 piezas. Me siento todos los días así sea un ratico, 10 o 20 minutos, los que pueda, para irlo completando porque es una de las cosas que más disfruto hacer.

Pero la verdad es que mis tiempos libres los dedico, más que todo, a la música, a algo que tenga pendiente por hacer, a un casting o a algo que se me esté ocurriendo desde el punto de vista creativo para para continuar con mi carrera.

¿Qué le da paz a tu alma?

La justicia, el sentido de la justicia. Eso le da paz a mi alma. No soy muy feliz sabiendo que las cosas que están pasando en mi país son absolutamente injustas, por ejemplo. No es algo que me deje dormir tranquila. También me da mucha paz sentirme querida, sentirme respetada, sentirme amada en mi círculo más cercano. Con eso logro protegerme en todos los demás aspectos.

Síguenos en redes sociales

Más de Personalidades

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog